Tal y como ya hemos expuesto en nuestra sección de servicios de la web, la terapia familiar es una herramienta que nos permite establecer un nexo de comunicación entre los distintos miembros de una familia. Ayuda a incentivar el diálogo, a disminuir el aislamiento y a potenciar el reencuentro, facilitando y permitiendo que las heridas que son una barrera para el acercamiento puedan sanarse.

La terapia familiar, como recurso para tratar diferentes trastornos que puedan afectar a uno o varios miembros de la familia, tiene como principales objetivos mejorar la comunicación y tratar de resolver los distintos conflictos que son frecuentes entre los integrantes de la misma. Además, también sirve para identificar los problemas de conducta de cada miembro mediante las interacciones familiares y de verificar el modo en el que cada uno de ellos se relaciona con demás, de forma que se puedan resolver los conflictos existentes.

¿Por qué son útiles las terapias de familia?

Uno de los principales beneficios que aporta la terapia de familia es la mejora de la comunicación entre sus miembros y el aumento de la capacidad que permite que éstos se apoyen mutuamente a la hora de afrontar dificultades. El sentirse respaldado por los familiares más directos suele ser clave cuando llega el momento de gestionar situaciones difíciles como puede ser el bullying, diferentes tipos de adicciones, una enfermedad o el fallecimiento de una persona allegada.

Así mismo, es importante mencionar en este punto que la unidad familiar, en la mayoría de sociedades actuales, está considerada como uno de los aspectos más importantes para alimentar el crecimiento y el desarrollo individual de cada persona, sus roles, valores, principios, creencias o deberes.

¿Qué podemos mejorar mediante las terapias familiares?

La terapia familiar es capaz de mejorar diferentes aspectos relacionados con el déficit de comunicación y/o entendimiento entre los distintos miembros de la familia, evitando que éstos dejen de escucharse entre ellos, que discutan sin alcanzar ningún objetivo y en definitiva, superar las dificultades que existan para transmitir los problemas propios de cada uno.

La educación de los hijos, los trastornos alimenticios, el acoso escolar o bullying, los miedos y fobias o los estados de ansiedad, son ejemplos de situaciones en las que el problema de uno de los miembros se extiende al conjunto de la unidad familiar debido a la falta de comunicación y a la sensación de impotencia que genera el no saber cómo afrontarlo.

¿Cuáles son los beneficios de la terapia familiar?

La terapia familiar tiene muchos beneficios, algunos de los cuales ya hemos mencionado en párrafos anteriores. Sin embargo, llegados a este punto es importante matizar por qué la terapia familiar puede ser de gran ayuda en determinados casos:

  • Ayuda a reducir el nivel de estrés en la unidad familiar y facilita la confianza y el respeto entre sus miembros.
  • Facilita nuevos modelos para relacionarse, que permiten ajustar los roles familiares así como las expectativas de cada uno de los integrantes del núcleo familiar.
  • Disminuyen los niveles de rivalidad, la violencia tanto verbal como física, y los enfrentamientos.
  • Mejora la comunicación y la capacidad del grupo para detectar las dificultades o necesidades puntuales que puedan tener alguno de sus miembros, especialmente de los niños.
  • Favorece los vínculos emocionales y saludables, así como la capacidad de expresar las necesidades, tanto propias como del resto.

En Inspirando TRANSFORMAC IÓN apostamos por la armonía en la estructura familiar, ya que cada miembro es clave dentro del conjunto. Es por ello que tratamos siempre de identificar cuáles son los desequilibrios o conflictos que deben desaparecer, además de encontrar las herramientas necesarias para impulsar el cambio, la mejora de la comunicación, la cooperación y el respeto entre todos los miembros de una familia.