En la actualidad, son muchos los jóvenes y adolescentes que viven pendientes de su teléfono móvil. Desde la integración de los Smartphones como principal medio de comunicación entre las personas y en la sociedad, son cada vez más los jóvenes que desarrollan conductas adictivas relacionadas con este objeto y su uso.

Es por ello que hoy, nos gustaría compartir con vosotros este informe publicado por la Escuela de Periodismo UAM del periódico El País, en el que se habla de la creciente adicción del más del 20% de los jóvenes españoles, a las nuevas tecnologías.

El teléfono móvil o Smartphone les ayuda a estar conectados con el mundo o las personas que les rodean y a sentirse más integrados en la sociedad, derivando en conductas adictivas reforzadas por un alto grado de dependencia. La ONG Protégeles, en colaboración con la Comisión Europea, ha elaborado un estudio sobre conductas patológicas relacionadas con Internet, en el que se detalla que el 21´3% de los jóvenes está en riesgo de desarrollar una adicción a las nuevas tecnologías y que el 1´5% ya es un adicto de las mismas.

El 1´5% de los jóvenes ya es dependiente patológico del móvil o tableta:

Los primeros síntomas de adicción se presentan tempranamente y pueden identificarse por el hecho de que el joven prefiere pasar más tiempo en soledad o exclusivamente con la compañía de su teléfono móvil, Tablet u ordenador. También se manifiestan problemas relacionados con la implicación del joven en sus obligaciones escolares y para establecer relaciones personales tanto con la familia como con las amistades. El círculo se estrecha y se basa principalmente en relaciones virtuales surgidas a través de la red.

Esta situación se ha convertido en una realidad, pues el 30% de los adolescentes mantiene contactos virtuales con personas a las que no conoce. Están sumergidos en la red y se conectan a lugares lejanos a la vez que se alejan de su entorno más cercano, pero el principal problema es que es un tipo de adición muy difícil de identificar ya que para que pueda ser diagnosticada, es necesario que se haya desarrollado un trastorno del comportamiento muy extremo.

Los llamados “tecnoadictos” no pueden vivir sin saber lo que ocurre en su entorno social y el miedo a perderse algo, también conocido como fomo, les hace estar siempre pendientes de lo que sucede en sus redes sociales y de las actualizaciones que publican sus contactos, así como la interacción virtual que se deriva de las mismas.  Este estado suele generar ansiedad y, por supuesto, dependencia.

La dependencia generalmente se traduce en cambios de humor, aislamiento y comportamientos negativos hacia su entorno real más cercano. A su vez, estas reacciones pueden provocar otras principalmente en los progenitores, que tratarán de alejar al joven de su objeto de deseo. Sin embargo, muchas veces la privación del uso del teléfono móvil, tableta u ordenador, puede desarrollar en el joven estados de ansiedad o incluso depresión.

España, el país europeo con mayor número de Smartphones:

En España hay 23 millones de Smartphones, lo que convierte a nuestro país en el primero en cuanto a cifra de este tipo de dispositivos se refiere. El 87% de los españoles tenemos a mano nuestro teléfono móvil inteligente las 24 horas del día, y hasta un 80% de la población admite que lo primero que hace por las mañanas al levantarse, es revisar su Smartphone para ponerse al día de las últimas actualizaciones. Desde luego, son cifras realmente altas y que deberían empezar a preocuparnos, pero no son las únicas ya que pueden consultarse otras el Informe de la Sociedad de la Información en España, que publico la Fundación Telefónica el pasado 2014.

Además, hay que tener en cuenta que este aumento del uso de las nuevas tecnologías y su creciente auge, también han modificado las conductas relativas a la comunicación entre las personas. Según el informe que citamos en el párrafo anterior, el 35% de los españoles preferimos comunicarnos a través de servicios de mensajería instantánea, mientras que el 33´5% se decanta por las llamadas telefónicas y tan solo el 24% se decanta por hablar con la otra persona mediante el clásico “cara a cara”.

Sin duda, es una situación que invita a reflexionar y replantearnos qué medidas podemos tomar para evitar esta despersonalización de la información. En Inspirando TRANSFORMACIÓN, apostamos por técnicas y terapias que ayuden a superar esa adicción tecnológica que muchos jóvenes, adolescentes y adultos, reduciendo la dependencia al teléfono móvil o Smartphone e incentivando el interés por otros medios de comunicación más tradicionales, directos y personales.